El Secreto de Zir’an ( Parte III )

junio 30, 2008 at 10:22 pm (General)

LOS IMPERIOS DEL SUR
En las regiones más allá de Vallunei existe un extenso grupo de naciones poderosas que sufrieron poco o nada durante la Guerra de los Fanes, ocupados en su momento con sus propios conflictos y luchas por el poder. Florecieron después de aquellos días oscuros, totalmente separados de la unificación que llevó al Tratado de Vallunei. Durante buena parte del periodo posterior a la Guerra Final, los Imperios del Sur han tenido pocos contactos con sus vecinos norteños. Durante buena parte de esa época Ianu Voss ha sido la potencia principal de la zona. Con la mayor armada de todo Zir’An, Ianu Voss ha ocupado en algún momento de su historia casi todos los Imperios del Sur. Con el proceso de globalización, estos imperios acabaron viéndose obligados a solidificar sus relaciones con las Naciones del Tratado. Esto ha cambiado a los Imperios del Sur en gran medida. En los últimos siglos, países como Talus y Arivonne han acercado posturas con las Naciones del Tratado, mientras que Ianu Voss ha encontrado en dichas Naciones del Tratado, y particularmente en Vallunei, a un rival.

Arivonne
Arivonne fue una vez parte de la nación de Eriman (el Ianu Voss de la actualidad), pero durante toda su historia permaneció casi sin ser poblado. Durante los siglos posteriores a la Guerra Final, Eriman se convirtió en Ianu Voss y se lanzó a dominar buena parte de los mares del sur. Esto sucedió poco antes de que comenzasen a explorar los protegidos cañones del subcontinente de Arivonne. Se sorprendieron al encontrar que esta tierra supuestamente deshabitada era hogar de una cultura en expansión. Puesto que Arivonne fue parte de la antigua nación de Eriman (siendo Arivonne una desviación del nombre de Eriman causada por el paso de los años), Ianu Voss se sintió en su derecho de declarar que los Arivonneanos no tenían derecho a autoproclamarse nación soberana. Estuvieron a punto de absorber Arivonne por la fuerza, y en lugar de ello ocuparon el país, ejerciendo influencia sobre su gobierno y explotando sus recursos.

Sin embargo, desde hace un tiempo están soplando en el país los vientos de la revolución. El movimiento de resistencia ha existido casi desde el momento que Ianu Voss comenzó su ocupación, pero en los últimos años ha cogido fuerza. Al crecer las relaciones con las Naciones del Tratado a través de Edyss, su principal lazo comercial, Ianu Voss ha redoblado sus esfuerzos por mantener a Arivonne aislado. El estrechar el lazo sobre el país no ha hecho más que hacer que la población se muestre más determinada en expulsar a sus opresores.

Los Arivonneanos son un pueblo en contacto con su historia. Pregúntale a cualquiera acerca de la historia de su nación, sobre sus luchas por colonizar su montañoso país y de sus esfuerzos ante la ocupación de Ianu Voss, y estarán encantados de ponerte en antecedentes. En conjunto, los Arivonneanos son un pueblo orgulloso, trabajador, valeroso y cabezota. Aunque la ocupación por parte de Ianu Voss dura ya muchos siglos, la última generación de Arivonneanos ha crecido durante la peor época. Ianu Voss ha sobornado a buena parte de la cúpula del gobierno del país, incluyendo al Canciller Solus, su gobernante. Con el apoyo del gobierno Arivonneano, han suprimido buena parte de las demostraciones públicas anti Ianu Vossianas, lo que ha echado más leña al fuego de la revuelta. Los que han crecido en esta época, los jóvenes de Arivonne, están haciendo avanzar el movimiento, gracias también al apoyo y los consejos de los rebeldes de la vieja guardia que han estado minando los intereses Ianu Vossianos en el país durante décadas. Pero mientras la resistencia crece, las medidas que se toman para detenerla se vuelven más severas.

Ba-Dur
La más antigua de las naciones actuales, Ba-Dur, la “Tierra de los Ríos Cantarines” fue una vez verde y fértil, hasta que la Guerra Final convirtió la tierra en los desiertos que ahora caracterizan a esta nación. Pero los Ba-Durai se adaptaron. Los mercaderes y los nobles seguían con sus juegos de estado y de comercio en grandes ciudades fortaleza, mientras que los nómadas Ben Sha’oud recorrían las sendas de los enormes desiertos. Pero Da-Dur acabó siendo esclavizada, y su pueblo diezmado por la avaricia y crueldad inhumanas del infame señor Fane: Farsiid el Impío. Gobernó Ba-Dur durante siglos hasta que Ali bin-Sa`la, un solitario profeta Ben Sha’oud, se alzó para contar parábolas de libertad y rebelión. Su martirio a manos de Farsiid el Impío le dio a su pueblo la determinación para alzarse contra su opresor, y como uno solo se alzaron contra el monstruoso semidiós. Desde aquel momento recuperaron su prosperidad, convirtiéndose en un poder en el sur.

Los Ba-Duranos se encuentran divididos en dos grupos distintivos, los Ba-Durai, que residen en las masivas ciudades amuralladas conocidas como Altams, y los Ben Sha’oud, las tribus que vagan por los enormes desiertos del país. Culturalmente, los dos grupos se encuentran ligados de forma intrínseca. Los Ben Sha’oud a menudo sirven como líneas de comunicación entre los distintos Altams al llevar sus caravanas a lo largo del desierto. Pero más importante, Ali bin-Sa`la apareció entre los Ben Sha’oud, y por ello se han convertido en una gente sagrada.

Entre los Altams, donde rigen la sociedad los Ba-Durai modernos, Ba-Dur sigue manteniendo su antiguo método de gobierno, una laxa coalición de las familias reinantes mercaderes (Umir) y nobles (Sudar), bajo el Shah`baal-Orar actual, shaz-Al`biin. El juego de la política cortesana y la diplomacia se ha convertido en Ba-Dur en una forma de arte, y las acciones de la corte se ven guiadas por un código de comportamiento complejo pero implícito. Las maniobras políticas, los asesinatos, los tratos secretos y las traiciones ocurren de forma casi diaria, lo que alimenta la imaginación de los escritores de novelas pulp a lo largo de todas las Tierras Conocidas.

Ba-Dur es abiertamente hostil a cualquier país en el que gobierne un Fane. Bhuket, su país vecino, es su peor enemigo. Los esclavistas Bhuketi saquean a los Ben Sha’oud a menudo, secuestrando a miembros de sus tribus para completar sus rebaños. Ni que decir tiene que cualquier Bhuketi hallado en Ba-Dur, incluso aquellos a los que no se caza secuestrando a alguien, son ejecutados en el acto. Pero como buena parte del mundo está o bien gobernada por un Fane, o bien han sido liberados por uno (las Naciones del Tratado), Ba-Dur permanece en un estado de aislamiento político auto impuesto.

Aunque en Ba-Dur se sigue respetando a los Siete Dioses, el auténtico centro de su devoción religiosa es Ali bin-Sa`la. Se ha convertido en un símbolo de todo aquello que es bueno y cierto de Ba-Dur. Su desafío hacia un poder superior al suyo, su sacrificio por el bien de Ba-Dur, su creencia en que el auténtico poder yace en los corazones del pueblo de una nación, se han convertido en el dogma central de la sociedad Ba-Duriana.

Gallios
Hace cuatro siglos, los Galliosi eran una de las organizaciones de la resistencia más activas de Arivonne. Fueron tan efectivos en sus actos de sabotaje y hostigamiento a intereses Ianu Vossianos que Arivonne estuvo a punto de sufrir una ocupación militar total. Para sorpresa de los Galliosi, sus compatriotas llegaron a verlos como una amenaza a la paz, y el apoyo con el que una vez contaron se desvaneció. Los Galliosi no tuvieron otra elección que retirarse o enfrentarse a la ira de Ianu Voss. Como uno sólo, trasladaron a todo el grupo al lejano sur del país, más allá del alcance de Ianu Voss y de la gente que habían jurado proteger.

En las costas rocosas e inhóspitas del sur de Arivonne, los Galliosi se dedicaron a los códigos de conducta y a las creencias que les unieron en un principio. Poco comprendidos, incluso cuando estuvieron en activo en Arivonne, la secta de los discípulos de Va’an creían en la perfección de la masculinidad, centrando sus mentes, cuerpos y espíritus en un ser perfectamente equilibrado. Aislados y prácticamente olvidados por los Arivonneanos, viven vidas de meditación, estudio y perfeccionamiento de sus artes marciales.

En Gallios no hay mujeres, y por tanto, no existen auténticos Galliosi “nativos”. En Gallios se pueden hallar hombres de diversas nacionalidades, con intereses y pensamientos similares. La vida en Gallios es austera y se centra alrededor de la práctica de su adoración a Va’an, y muchos Galliosi parten de sus tierras para viajar a otros países. En sus viajes trabajan para aumentar sus conocimientos y practicar las habilidades desarrolladas en Gallios, pero más importante aún, buscan oportunidades de desfacer entuertos y arreglar injusticias. Las mismas creencias que les hicieron tener tanto éxito como un grupo de la resistencia hace cuatro siglos siguen vivas y fuertes en el moderno Gallios. En realidad, todo el entrenamiento marcial que realizan es para prepararse para el conflicto inminente que ven formarse entre Arivonne y Ianu Voss. Aunque sus compatriotas se volvieron contra ellos, y los olvidaron, los hombres de Gallios siempre están preparados para prestar su fuerza en la lucha para mantener libre a Arivonne.

Harakyr
Una vez Harakyr y Talus formaron el país de Irimor. Nación de familias nobles enfrentadas, la pastoral provincia del sur se encontró a menudo a merced de sus paisanos más agresivos del norte, y cuando trataron de declarar su independencia se convirtió en el preludio de la guerra civil más brutal de la historia escrita. Sólo la intervención de muchas otras naciones acabó con el derramamiento de sangre, y al final nació la pequeña nación sureña de Harakyr.

El país ha prosperado, creando una sociedad distinta a la de Talus, sus vecinos ancestrales del norte, pero hace tiempo que han dejado atrás la animosidad que una vez tuvieron sobre la guerra civil que dividió su país. Desde entonces Harakyr se ha convertido en un aliado comercial tanto de Talus como de otros países. Aunque no es una potencia comparable a Talus o a otros Imperios del Sur, la nación de Harakyr se ha convertido en sinónimo de arte y paz pastoral.

Los Harakyri son un pueblo satisfecho con su destino. Suelen disfrutar de los placeres sencillos y no le guardan rencor a nadie. Algunos les critican por permanecer ignorantes ante los sucesos que dan forma al mundo a su alrededor, pero esto no es exactamente la verdad. Las gentes de Harakyr son muy curiosas con respecto a otras culturas. Lo que no son capaces de sacar de la prensa extranjera y las transmisiones de radio llenas de estática de Ianu Voss y Edyss, no dudan en preguntárselo a los visitantes de sus tierras.

Harakyr es conocido en todo el mundo por su artesanía, que produce a toda máquina bellas piezas de arte, elegantes muebles, duraderas herramientas y otros trabajos de forja, y todos ellos pueden encontrarse en casi cualquier nación de las tierras conocidas, desde Cyroon a Ba-Dur, incluso en el Dominio. Gran parte de la vida de los Harakyri se centra alrededor de perfeccionar su arte, y las distintas Casas son muy competitivas a la hora de crear objetos de gran belleza o aparatos que sean tanto funcionales como complejos.

Ianu Voss
Cuando terminó la era de los Fanes, Ianu Voss regresó a la platea mundial como superpotencia, pero ahora tenía un rival en el norte: el Reino de Vallunei. Mientras el poder de las Naciones del Tratado crecía, Ianu Voss buscó naturalmente forjar pactos comerciales lucrativos con los mercados del norte, pero para su sorpresa se encontró conque sus esfuerzos se veían bloqueados, y sus súplicas desairadas. Tanto Vallunei Edyss, su principal socio, condenaron el apoyo de Ianu Voss hacia el comercio con esclavos, (“¿Esclavos? Simplemente endeudados. Una vez pagan sus deudas les garantizamos la libertad y la ciudadanía.”), su asociación con naciones cuestionables como Bhuket y la Teocracia de Dharsus. (“¿Quiénes son estos Valluneianos para decirnos con quién podemos comerciar y con quién no?”), su estricto y a menudo brutal sistema de castas, ((“¿Se atreven a cuestionar nuestras tradiciones” Qué descaro.”), y su tratamiento de Arivonne, (“Es nuestra nación y nuestra gente, ¿quiénes se creen que son para intervenir?”). ninguno de los dos bandos se muestra dispuesto a ceder en ninguna de las cuestiones que les dividen. Ianu Voss ha permanecido opuesto al Tratado mientras que Vallunei y Edyss han hecho grandes esfuerzos para presionar a Ianu Voss a la conformidad. Al final lo único que se ha conseguido con esto es acercar las posturas de Ianu Voss con las de los enemigos del Tratado. Aunque después de la firma del tratado hubo un receso en los lazos de Ianu Voss con naciones como Klesht y el Dominio de Drakan, en los últimos años se han formado entre ellos fuertes relaciones comerciales.

La sociedad de Ianu Voss está claramente dividida entre la Aristocracia y el pueblo llano. En los días de Eriman, la aristocracia gobernante estaba formada únicamente por la clase noble, pero al crecer la influencia de los comerciantes y el ejército, también se vieron elevados a la aristocracia. Pero la gran mayoría de los ciudadanos de Ianu Voss siguen siendo plebe-yos. Los plebeyos, que aran los campos, limpian las calles, cuidan los rebaños y realizan muchísimas otras ocupaciones necesarias, hace poco han recibido derechos que en muchos otros países se consideran naturales. Pero entre estos derechos aún no se encuentra el derecho a ejercer cargos públicos, el derecho a poseer tierras, el derecho a estudiar Magia Rúnica, y tienen prohibido el acceso a muchos servicios disponibles tan sólo para la aristocracia. Puede que Ianu Voss trate de vender las nuevas libertades de sus plebeyos, pero se encargará rápida y severamente de cualquiera que cuestione abiertamente el orden social. Sin embargo, siglos de tradición hacen que la mayoría acepten su sino, y la disensión es rara. Muchos prefieren trabajar dentro del sistema, con la esperanza de hacer fortuna como comerciantes o abrirse paso en el ejército, con la esperanza de ser ascendido hasta la aristocracia.

Pero todos los Ianu Vossianos están orgullosos de su país. Sobrevivieron a la Guerra Final, sobrevivieron al Alzamiento de los Fanes, y siguen siendo una superpotencia predominante, no sólo en el sur, sino en todo el mundo. Aunque el rey es tan sólo una figura decorativa, la gente lo ve como la personificación de la grandeza de Ianu Voss, de su historia, y de su esplendor. Los Ianu Vossianos adoran los desfiles. El auténtico poder reside en las manos de los aristócratas que ni se ven ni se conocen.

El Código de Arsinor, en otra época el sello de la sociedad de Eriman, hace tiempo que ha caído en desgracia. Aunque el rey sigue siendo la cabeza del Consejo de Arsinor, la ascensión del gobierno en la sombra de la aristocracia ha desplazado tanto al Consejo como al Código como la fuerza que guía a Ianu Voss. Los Caballeros de Arsinor siguen siendo los héroes románticos de Ianu Voss, pero muchos de los auténticos caballeros o bien han abandonado el Código o incluso han abandonado disgustados su propio país.

Las Islas Comerciantes
Los primeros colonizadores de las islas fueron comerciantes de Ianu Voss, Ba-Dur y Saraband, que las utilizaron como territorio neutral. Cuando finalmente permitieron a Irimor acceder a esta unión comercial, las Islas Comerciantes se convirtieron en el centro del comercio de los Imperios del Sur.

Las islas quedaron políticamente a la deriva cuando los Fanes se alzaron para propagar el terror en el planeta. Fue durante este vacío de poder cuando llegaron los piratas, que lucharon unos contra otros por el derecho a gobernar, mientras dejaban a los comerciantes nativos que se las apañaran por sí solos. Lil Carmesí, la reina pirata de la Costa Bermellón y su flota acabaron derrotando a sus enemigos y reclamaron las islas como propias. De esta forma comenzó la larga línea de reyes y reinas piratas de las islas, y normalmente sus reinados terminaban al final de la hoja de un asesino. Durante los siglos posteriores, los piratas de las Islas Comerciantes plagaron los mares del sur y amenazaron a las comunidades cercanas.

Con la derrota de los Fanes, todos los países volvieron a estar deseosos de comerciar. Los habitantes de las islas, que durante tanto tiempo habían dependido del a piratería para vivir, hicieron fortunas al abrir de nuevo las islas al comercio. Las islas se convirtieron en nación soberana, y se mostraban más que contentos de dejar a cualquiera entrar a las islas para comerciar… por un precio.

Las vidas de los habitantes de las Islas Comerciantes giran alrededor de dos cosas: el mar y el comercio. Todos sus habitantes están involucrados en el comercio que tiene lugar en las islas, de una forma u otra. O bien son ellos mismos comerciantes, son intermediarios para comerciantes extranjeros, o regentan negocios en las islas que atienden a los visitantes foráneos. Las Islas Comerciantes son un lugar peligroso para los ingenuos, ya que por cada transacción legal que se realiza en ellas, tienen lugar una docena de tratos ilegales y empresas criminales. Los nativos se han adaptado a este ambiente duro, viviendo de forma confortable en un término medio sin ser ni totalmente criminales ni totalmente comerciantes legítimos. Los habitantes de las islas no ven las cosas en términos tan definidos. Uno simplemente hace lo que debe para sobrevivir en las islas. Sin excusas, ni disculpas.

Talus
La antigua nación de Irimor era una tierra belicosa que durante siglos fue la ruina de los Imperios del Sur. Aunque al final abandonaron sus sueños de conquista, su cultura nunca perdió su naturaleza agresiva. Esta agresividad daría como resultado la muerte de millares de personas cuando la provincia sureña de Harakyr trató de separarse de Irimor. Una vez que Harakyr obtuvo su independencia, una revuelta popular trajo el fin del brutal Irimor y el ascenso de las Casas Talusianas, que templaron las a menudo violentas pasiones de su pueblo a través del arte, la cultura y la persecución de placeres. En los once siglos desde la guerra civil que dividió Irimor prosperaron, convirtiéndose en una gran potencia de las Tierras Conocidas, una nación de magos, asesinos, artistas y amantes.

En la sociedad Talusiana, los conceptos de honor y justicia son primordiales, pero la cruz de esta cultura es su fuerte sentido de venganza. Perder prestigio, o que se manche su honor es motivo para una sangrienta venganza. Los Talusianos sonríen y se ríen con facilidad, pero también son rápidos en enfadarse y harán todo aquello que esté en su mano para vengar una afrenta a su honor o al honor de su Casa. Y es por eso que en Talus, los duelos y los asesinatos son los métodos de justicia social preferidos. Sancionados por el estado, los asesinos trabajan bajo un complejo sistema de reglas y códigos. Los asesinatos motivados únicamente por avaricia o para mejorar la posición política no se consideran causas justas, y cualquier Casa a la que se atrape cometiendo uno de estos asesinatos verá como su reputación recibe un gran golpe, a veces más allá de poder ser reparado.

Las Casas Talusianas están compuestas por grandes familias extendidas. Cada Casa puede operar en cierto número de gremios diferentes, y estos gremios estarán formados por miembros de distintas Casas aliadas. Una Casa en particular puede especializarse en una habilidad o tradición en especial, mientras que los gremios existen solamente para producir y vender estos talentos y productos. En particular las Casas de Asesinos mantienen sus tradiciones en la familia, aunque muchos tienen un trabajo suplementario en asociación con otras Casas y a través de un único gremio.

La larga tradición de Talus con la Magia Rúnica ha asegurado su devoción hacia los Siete Dioses, aunque no existe ninguna fe dominante. De forma similar a Harakyr, cada Casa individual reverencia a santos particulares. Algunos son ancestros de la Casa, otros son aspectos de uno de los Siete. Pero de cualquier forma, todas las Casas rinden pleitesía a sus ancestros con capilla y rituales elaborados. Si se tratara de buscar una línea religiosa común en toda la sociedad Talusiana sería la adoración de los Siete Dioses en su conjunto, como los Creadores. En Talus hay iglesias, pero como la mayoría de Casas poseen sus propios lugares privados de adoración, las iglesias públicas representan la fe en los Siete en su conjunto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: